El poema que Vicente Aleixandre dedicó a Málaga se colocará sobre madera en la Travesía del Pintor Nogales

Vicente Aleixandre se quedará para siempre grabado en su ‘Ciudad del paraíso’ sobre una fachada de madera laminada en el muro de la Travesía del Pintor Nogales, entre la Alcazaba y el Palacio de la Aduana.

Es el diseño elegido por el Ayuntamiento para exhibir el poema que el Premio Nobel dedicó a Málaga.

40 versos y 300 palabras con las que Aleixandre describe con genialidad la ciudad de su infancia se serigrafiarán al final del muro, en la parte más amplia de la pared que salva el desnivel entre el Paseo Don Juan Temboury y Pintor Nogales. El proyecto está presupuestado en 73.189 euros.

El objetivo es que contribuya a realzar la imagen de la ciudad a través de las palabras de un Nobel y, para ello, lo prioritario es que sea fácilmente legible. Por eso, se opta por una tipografía sencilla y por un encuadre discreto. Lo importante es el poema.

El poema verá la luz en la vía pública dos años después de que numerosas personalidades de la cultura apoyaran sin fisuras esta propuesta. Escritores como Antonio Soler, Luis Alberto de Cuenca, Antonio Garrido Moraga, Alfredo Taján y Antonio Gómez Yebra; gestores como Salomón Castiel, director de La Térmica, y Juan Carlos Ramírez, gerente de la OFM; y Academias como la de Bellas Artes de SanTelmo y la de Ciencias, sumaron sus nombres inmediatamente a la petición.

 

http://www.diariosur.es/culturas/lucira-vicente-aleixandre-20180616222700-nt.html

Edificar con madera, el material más amable con el medioambiente

Estructura de una vivienda de madera de la empresa catalana House Habitat / House Habitat

 

 

Sostenible, ecológica y asequible son las cualidades que la definen. Cada vez más empresas constructoras que recurren a la madera para edificar, puesto que es un modelo de construcción sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

La edificación es responsable del 30% de las emisiones de CO2 y el 40% del consumo de energía. En el Día Internacional del Medio Ambiente, repasamos las ventajas de utilizar este material para construir viviendas.

Si el acero fue el material de la arquitectura del siglo XIX y el hormigón el del siglo XX, la madera puede serlo del siglo XXI.

Es un recurso natural, renovable, reutilizable y biodegradable, además de ser óptimo en una economía circular.

Los beneficios que atesora la han hecho ya destacar en construcciones tan ambiciosas como el edificio de Can Batlló en Barcelona de derecho de uso, el futuro edificio de madera más alto de España que en breve verá la luz.

El cambio climático nos advierte que debemos ser más prudentes con los sitemas de construcción. En ese sentido, la madera requiere mucha menos energía en el proceso de transformación (de materia prima a material de construcción) que otros materiales como el hormigón o el acero. Por ejemplo, el edificio House Habitat, en el barrio barcelonés de Gracia, redujo hasta cinco veces las emisiones de CO2 respecto a un edificio de iguales características pero de hormigón. Si se compara con el acero, las emisiones de CO2 fueron hasta ocho veces menos.

Una de las características más destacables es que durante toda su vida útil sigue absorbiendo y almacenando CO2 de la atmósfera, algo muy importante en entornos urbanos, donde la concentración de emisiones debido a la contaminación son elevadas.

El uso de la madera en la edificiación también garantiza, a través una gestión responsable y controlada, la preservación de los bosques, sumideros naturales de dióxido de carbono. Organizaciones medioambientales afirman que el aprovechamiento sostenible de los recursos forestales es la única garantía de de su supervivencia.

Por último, este material de construcción es el que mejor aísla y, por tanto, mayor ahorro de energía supone tanto en invierno como en verano. Es idóneo para cumplir con los exigentes estándares de baja demanda energética de la construcción pasiva o de consumo de energía casi nulo (nZEB).

La lucha por salvar el edificio de madera más antiguo de Europa

Fue concebido como un lujoso hotel casino y construido en 1898, nunca llegó a cumplir esta función y fue durante décadas un orfanato. Se trata del orfanato griego de Prinkipo, situado en una isla frente a la costa de Estambul, y pese a ser el edificio de madera más grande y antiguo de Europa, el deterioro del tiempo ha hecho mella en la construcción. Decididos a salvar este edificio, la organización de patrimonio Europa Nostra, tratará de rehabilitar el que consideran uno de los siete sitios más amenazados de Europa

Para intentar salvar este tesoro arquitectónico –descrito como la construcción más grande de Europa y la segunda más grande del mundo— la ONG Europa Nostra para el patrimonio mundial lo puso en la lista de los siete sitios en mayor peligro del continente.

“Es un milagro que todavía este en pie”, dice Baytas, que pasó más de 30 años cuidándolo.

Situado en la cima de un monte, en Buyukada, una de las islas Príncipe en el mar de Mármara, queda a 90 minutos en ferry desde el centro de Estambul.

De casino de lujo a orfanato

Originalmente había sido concebido como un hotel casino de lujo. Y como tal, el edificio había sido concedido a la firma Compagnie des Wagons-Lits, la empresa de viajes que históricamente operó el Expreso de Oriente.

El objetivo era atraer a los viajeros adinerados de Europa que se apretujaban en Estambul en grandes números en los años más gloriosos de la Belle Epoque, muchos de ellos llegados en el famoso tren.

Diseñado por Alexandre Vallaury, el arquitecto franco-otomano detrás del hotel Pera Palace de Estambul, el hotel fue terminado en 1898, pero nunca logró obtener una licencia para funcionar por parte del sultán Abdulhamid II, debido a que consideraba que sus actividades de apuestas y juego eran inmorales.

Architectos examinan el antiguo orfanato. / AFP

Con sus grandes planes por el piso, la estructura de madera fue vendida a la esposa de un banquero adinerado de la minoría griega en la ciudad, que se lo entregó a la Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. En 1903, el patriarcado lo convirtió en un orfanato que se ocupó de cuidar a 5.800 niños huérfanos ortodoxos griegos. El orfanato fue cerrado por las autoridades turcas en abril de 1964, oficialmente sobre argumentos de sanidad en un momento en el que arreciaban las tensiones entre Ankara y Atenas por Chipre. Hoy, la minoría ortodoxa griega, que ronda en unos 3.000, en Estambul está decidida a salvar la estructura.

Este verano un grupo de expertos visitará el sitio para determinar cuánto trabajo necesita hacerse para renovarlo, y el costo aproximado, una cifra que los medios turcos acercan a los 50 millones de dólares.

La nueva versión del granero americano con la madera tambien de protagonista

Esta versión de granero actualizado en Swallowfield persigue aunar diseño y construcción donde los vínculos como la familia y el vecindario rural están en perfecta sintonía con la madera como protagonista. Este granero se ha concebido en dos partes. Por un lado, un humilde granero diseñado para habitantes simples (ganado residente, porcino, ovino, aves, gatos y lechuzas, con talleres y almacenes para una modesta granja). Y por otro sire como homenaje a las formas de construcción del paisaje agrícola.

Esta construcción está concebida como un espacio de reunión comunitario, adecuado para la celebración de conciertos, bodas, exposiciones de arte, lecturas de poesía, recaudación de fondos y cenas de mesa larga que sirven una gran cantidad de alimentos de la pequeña granja. La simplicidad de la forma del granero es intencionalmente una reminiscencia de los graneros tradicionales de América del Norte, visibles a través de los pastos de las granjas vecinas.

El perfil del llamativo techo del granero crea una entrada cálida y acogedora, visible en el eje a través de los jardines y huertos de la granja.
El proceso de construcción se diseñó para involucrar a la comunidad local en su edificio desde cero, a la manera de los tradicionales levantamientos de graneros. La estructura expresiva consiste en marcos de chapa de madera laminada (LVL) muy espaciados con una conexión única de cresta nivelada, lograda con un par de varillas roscadas pegadas que atraviesan para sujetar la viga de intersección. La estructura logra un alto nivel de economía y una expresión refinada de las técnicas tradicionales de enmarcado. Muestra el potencial de la madera contrachapada para ser celebrada en una aplicación expuesta y eleva los materiales de madera mundana a un nuevo nivel, expresando la belleza de su fuerza y simplicidad visual.

Cuando uno sube las escaleras, la estructura repetitiva del techo inmediatamente atrae la mirada hacia el tragaluz lineal largo en la cresta, que infunde el espacio con calor y una calmante luz difusa, evocando una paz reverente en todos los que entran. El espacio no requiere luz diurna y se calienta de forma natural durante las temporadas medias. Por la noche, está claro que este espacio fue construido para unir a la comunidad, con su brillante tragaluz que atrae a los visitantes desde la calle hasta el bullicio hogareño de un salón local.

Debajo del desván, la planta baja es espaciosa y funcional con entradas múltiples y callejones generosos para mover equipos y animales más grandes, mientras se integra con el granero existente directamente al sur. Las grandes puertas corredizas crean una generosa área de trabajo interior / exterior, protegida por el alero del techo.

El edificio está revestido por completo con pino Oregón vertical, recuperado de su uso anterior como encofrado de hormigón. Aquí, las marcas y manchas del uso anterior de las tablas como encofrado de concreto se dejan visibles, manteniendo la pátina y la memoria a medida que el material envejece y cambia con el tiempo.

Arquitectos: MOTIV Architects; Ubicación: Langley, BC, Canadá; Arquitecto a Cargo: MOTIV Architects; Área: 355.0 m2; Año Proyecto: 2017
https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/894621/granero-swallowfield-motiv-architects

 

Obras del nuevo complejo para entrar a Chile desde Mendoza

Por el complejo Los Libertadores (Chile) pasan casi tres millones de personas cada año, y muchos de ellos son mendocinos y argentinos que eligen el país trasandino para vacaciones o hacer compras. A ello se suman los vehículos de carga que durante todo el año unen ambos países; es un corredor clave para la región y Mercosur.

A principios de 2017 se proyectó su obra. Consta de una estructura de techumbre que cubre una superficie de 16.000m2, y consta de dos pisos construidos con madera laminada. Este material fue el elegido por su versatilidad, resistencia al fuego y las propiedades mecánicas para resistir el peso de la nieve.

Es el proyecto más grande de América Latina hecho en madera laminada, y su ejecución enfrentó otro desafío: su localización y la previsión ante las consecuencias de un clima extremo. Y es que la cubierta está pensada para soportar una carga de nieve cercana a los 1.600 kilos por metro cuadrado.

De los dos pisos que tendrá el nuevo complejo, la planta baja quedará abocada a colectivos y camiones; y en las del primer piso pasarán vehículos particulares o de menor tamaño. Se espera inaugurarlo enel mes de julio de 2018.