Los edificios que vamos a ver en España en poco tiempo

Grandes capitales del mundo compiten por tener los rascacielos de madera más altos. La moda también llega a España. Los constructores se están reinventando.

Los colosales edificios que vamos a ver en toda España en poco tiempo

El siglo XXI será el del regreso a la madera como cobijo. Dará relevo a la imagen de los rascacielos de hormigón y acero que convirtieron Nueva York en el icono de la modernidad hace cien años. También a las actuales estructuras futuristas de acero y cristal de las urbes asiáticas. Pensadas para generar el menor consumo posible. Hoy, las necesidades climáticas y el ahorro energético alumbran una nueva carrera: estructuras de madera que desafían la ley de la verticalidad.

Vancouver (Canadá) presume de haber inaugurado hace unos meses el inmueble de estructura en madera más alto del mundo, una residencia estudiantil de 18 plantas y 53 metros de altura. Se levantó en tiempo récord, apenas 66 días. Pero, con los proyectos que van saliendo a la luz, le durará poco.

Ámsterdam ha comenzado este otoño a construir el Hault, un rascacielos de 21 plantas y 75 metros.

La torre Trätoppen de Estocolmo tendrá 40 plantas y alcanzará los 133 metros.

El proyecto  de edificio Baobab, en Paris tendrá 35 alturas que coronaría un complejo de seis bloques.

Londres redobla la apuesta y proyecta un gigante de 80 pisos y 300 metros de altura, donde se ubicarán mil apartamentos con vistas al Támesis. Su promotor, el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Cambridge, anuncia un ‘gemelo’ en Chicago.

La arquitectura natural llama a las puertas de un mundo cada vez más concentrado en grandes urbes que reclaman ‘pulmones’ naturales para achicar la contaminación que se genera. Los expertos calculan que el trabajo de absorción de CO2 (dióxido de carbono) de las maderas contenidas en la gran mole de la torre de Vancouver equivaldrán a la retirada de 500 coches de la circulación cada año.

La madera aprovecha todo, la cadena de ventajas no parecen tener fin: menor peso que el cemento; se comportan mejor en posibles torsiones o siniestros; son el mejor aislante; ….

En España llega algo tarde, aunque empiezan a hacer los primeros ‘pinitos’ en construcción vertical en madera. El nuevo rival del cemento son paneles de madera laminada (CTL), compuestos por hasta siete capas de fibras pegadas y apiladas en diferentes angulaciones para aumentar su resistencia y retardar cualquier efecto destructor. Ya no se colocan primeras piedras, sino primeras maderas. Detrás viene un proceso tan medido que acabará imponiendo sus costes: encofrado, apuntalamiento, plazos de secado… que permitirá ahorrarse todo eso y logras subir plantas enteras con tornillería en un día. Otro aspecto a destacar de este material noble es su coorperación con la protección medioambiental, existen multitud de estudios que lo corroboran. Por último cabe destacar, que la normativa europea exigirá a partir de 2020 edificios de autosuficiencia energética, a partir de aquí empezaremos a encontrar mas edificios de madera.

La madera es vida. Con la madera se vive mejor.