La lucha por salvar el edificio de madera más antiguo de Europa

Fue concebido como un lujoso hotel casino y construido en 1898, nunca llegó a cumplir esta función y fue durante décadas un orfanato. Se trata del orfanato griego de Prinkipo, situado en una isla frente a la costa de Estambul, y pese a ser el edificio de madera más grande y antiguo de Europa, el deterioro del tiempo ha hecho mella en la construcción. Decididos a salvar este edificio, la organización de patrimonio Europa Nostra, tratará de rehabilitar el que consideran uno de los siete sitios más amenazados de Europa

Para intentar salvar este tesoro arquitectónico –descrito como la construcción más grande de Europa y la segunda más grande del mundo— la ONG Europa Nostra para el patrimonio mundial lo puso en la lista de los siete sitios en mayor peligro del continente.

“Es un milagro que todavía este en pie”, dice Baytas, que pasó más de 30 años cuidándolo.

Situado en la cima de un monte, en Buyukada, una de las islas Príncipe en el mar de Mármara, queda a 90 minutos en ferry desde el centro de Estambul.

De casino de lujo a orfanato

Originalmente había sido concebido como un hotel casino de lujo. Y como tal, el edificio había sido concedido a la firma Compagnie des Wagons-Lits, la empresa de viajes que históricamente operó el Expreso de Oriente.

El objetivo era atraer a los viajeros adinerados de Europa que se apretujaban en Estambul en grandes números en los años más gloriosos de la Belle Epoque, muchos de ellos llegados en el famoso tren.

Diseñado por Alexandre Vallaury, el arquitecto franco-otomano detrás del hotel Pera Palace de Estambul, el hotel fue terminado en 1898, pero nunca logró obtener una licencia para funcionar por parte del sultán Abdulhamid II, debido a que consideraba que sus actividades de apuestas y juego eran inmorales.

Architectos examinan el antiguo orfanato. / AFP

Con sus grandes planes por el piso, la estructura de madera fue vendida a la esposa de un banquero adinerado de la minoría griega en la ciudad, que se lo entregó a la Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. En 1903, el patriarcado lo convirtió en un orfanato que se ocupó de cuidar a 5.800 niños huérfanos ortodoxos griegos. El orfanato fue cerrado por las autoridades turcas en abril de 1964, oficialmente sobre argumentos de sanidad en un momento en el que arreciaban las tensiones entre Ankara y Atenas por Chipre. Hoy, la minoría ortodoxa griega, que ronda en unos 3.000, en Estambul está decidida a salvar la estructura.

Este verano un grupo de expertos visitará el sitio para determinar cuánto trabajo necesita hacerse para renovarlo, y el costo aproximado, una cifra que los medios turcos acercan a los 50 millones de dólares.